HABITATGE EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
X SUMPTUĚRIA X ANTERIOR 18/07/36 X ANTERIOR 01/01/42
_ NO SUMPTUĚRIA _ POSTERIOR 17/07/36 _ POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/06/64 = 5'842
DES DE 01/01/1501/01/3118/07/3601/01/4201/01/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/1431/12/3017/07/3631/12/4131/12/4631/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

D52 10'00% 7'50% 7'50% 5'00% 5'00% 5'00% 5'00%
D53/D54 20'00% 15'00% 15'00% 10'00% 10'00% 10'00% 10'00% 10'00%
D56 30'00% 30'00% 25'00% 20'00% 15'00% 15'00% 15'00% 15'00% 15'00%
D58 20'00% 20'00% 15'00% 10'00% 5'00% 5'00% 5'00% 5'00% 5'00%

01/09/58 80'00% 72'50% 62'50% 45'00% 35'00% 35'00% 35'00% 30'00% 20'00%
D61 20'00% 20'00% 20'00% 15'00% 10'00% 10'00% 5'00% 5'00% 5'00%

01/10/61 116'00% 107'00% 95'00% 66'75% 48'50% 48'50% 41'75% 36'50% 26'00%
L64 4'00 4'00 4'00 3'00 2'00 1'50 1'25 1'25 1'25

01/07/64 764'00% 728'00% 680'00% 400'25% 197'00% 122'75% 77'19% 70'63% 57'50%

HABITATGE EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
X SUMPTUĚRIA X ANTERIOR 18/07/36 _ ANTERIOR 01/01/42
_ NO SUMPTUĚRIA _ POSTERIOR 17/07/36 X POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/06/64 = 5'842
DES DE 01/01/1501/01/3118/07/3601/01/4201/01/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/1431/12/3017/07/3631/12/4131/12/4631/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

D52 5'00% 5'00% 5'00%
D53/D54 10'00% 10'00% 10'00% 10'00%
D56
D58

01/09/58 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 15'00% 15'00% 15'00% 10'00% 0'00%
D61 10'00% 10'00% 5'00% 5'00% 5'00%

01/10/61 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 26'50% 26'50% 20'75% 15'50% 5'00%
L64 2'00 1'50 1'25 1'25 1'25

01/07/64 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 153'00% 89'75% 50'94% 44'38% 31'25%

HABITATGE EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
X SUMPTUĚRIA _ ANTERIOR 18/07/36 X ANTERIOR 01/01/42
_ NO SUMPTUĚRIA X POSTERIOR 17/07/36 _ POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/06/64 = 5'842
DES DE 01/01/1501/01/3118/07/3601/01/4201/01/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/1431/12/3017/07/3631/12/4131/12/4631/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

D52
D53/D54
D56 20'00% 15'00% 15'00% 15'00% 15'00% 15'00%
D58 10'00% 5'00% 5'00% 5'00% 5'00% 5'00%

01/09/58 0'00% 0'00% 0'00% 30'00% 20'00% 20'00% 20'00% 20'00% 20'00%
D61 15'00% 10'00% 10'00% 5'00% 5'00% 5'00%

01/10/61 0'00% 0'00% 0'00% 49'50% 32'00% 32'00% 26'00% 26'00% 26'00%
L64 3'00 2'00 1'50 1'25 1'25 1'25

01/07/64 0'00% 0'00% 0'00% 348'50% 164'00% 98'00% 57'50% 57'50% 57'50%

HABITATGE EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
X SUMPTUĚRIA _ ANTERIOR 18/07/36 _ ANTERIOR 01/01/42
_ NO SUMPTUĚRIA X POSTERIOR 17/07/36 X POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/06/64 = 5'842
DES DE 01/01/1501/01/3118/07/3601/01/4201/01/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/1431/12/3017/07/3631/12/4131/12/4631/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

D52
D53/D54
D56
D58

01/09/58 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00%
D61 10'00% 10'00% 5'00% 5'00% 5'00%

01/10/61 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 10'00% 10'00% 5'00% 5'00% 5'00%
L64 2'00 1'50 1'25 1'25 1'25

01/07/64 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 120'00% 65'00% 31'25% 31'25% 31'25%

HABITATGE EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
_ SUMPTUĚRIA X ANTERIOR 18/07/36 X ANTERIOR 01/01/42
X NO SUMPTUĚRIA _ POSTERIOR 17/07/36 _ POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/03/54 = 3'282
DES DE 01/01/1501/01/3118/07/3601/01/4201/01/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/1431/12/3017/07/3631/12/4131/12/4631/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

D52 10'00% 7'50% 7'50% 5'00% 5'00% 5'00% 5'00%
D53/D54 20'00% 15'00% 15'00% 10'00% 10'00% 10'00% 10'00% 10'00%

01/07/54= 30'00% 22'50% 22'50% 15'00% 15'00% 15'00% 15'00% 10'00% 0'00%

HABITATGE EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
_ SUMPTUĚRIA X ANTERIOR 18/07/36 _ ANTERIOR 01/01/42
X NO SUMPTUĚRIA _ POSTERIOR 17/07/36 X POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/03/54 = 3'282
DES DE 01/01/1501/01/3118/07/3601/01/4201/01/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/1431/12/3017/07/3631/12/4131/12/4631/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

D52 5'00% 5'00% 5'00%
D53/D54 10'00% 10'00% 10'00% 10'00%

01/07/54= 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 15'00% 15'00% 15'00% 10'00% 0'00%

HABITATGE EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
_ SUMPTUĚRIA _ ANTERIOR 18/07/36 X ANTERIOR 01/01/42
X NO SUMPTUĚRIA X POSTERIOR 17/07/36 _ POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/03/54 = 3'282
DES DE 01/01/1501/01/3118/07/3601/01/4201/01/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/1431/12/3017/07/3631/12/4131/12/4631/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

D52
D53/D54

01/07/54= 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00%

HABITATGE EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
_ SUMPTUĚRIA _ ANTERIOR 18/07/36 _ ANTERIOR 01/01/42
X NO SUMPTUĚRIA X POSTERIOR 17/07/36 X POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/03/54 = 3'282
DES DE 01/01/1501/01/3118/07/3601/01/4201/01/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/1431/12/3017/07/3631/12/4131/12/4631/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

D52
D53/D54

01/07/54= 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00%

LOCAL EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
X ANTERIOR 18/07/36 X ANTERIOR 01/01/42
_ POSTERIOR 17/07/36 _ POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/06/64 = 5'842
DES DE 01/01/3118/07/3601/01/4201/01/4703/04/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/3017/07/3631/12/4131/12/4602/04/4731/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

L46 40'00% 40'00% 40'00% 40'00% 40'00%
D52 60'00% 60'00% 60'00% 60'00% 60'00% 60'00% 60'00%
D53 20'00% 20'00% 20'00% 20'00% 20'00% 20'00% 20'00% 20'00%
D56 60'00% 50'00% 40'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00%
D58 60'00% 50'00% 40'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00%

01/09/58 240'00% 220'00% 200'00% 180'00% 180'00% 140'00% 140'00% 80'00% 60'00%
D61 30'00% 30'00% 25'00% 20'00% 20'00% 20'00% 10'00% 10'00% 10'00%

01/10/61 342'00% 316'00% 275'00% 236'00% 236'00% 188'00% 164'00% 98'00% 76'00%
L64 3'00 3'00 2'00 1'50 1'30 1'30 1'20 1'20 1'20

01/07/64 1226'00%1148'00% 650'00% 404'00% 336'80% 274'40% 216'80% 137'60% 111'20%

LOCAL EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
X ANTERIOR 18/07/36 _ ANTERIOR 01/01/42
_ POSTERIOR 17/07/36 X POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/06/64 = 5'842
DES DE 01/01/3118/07/3601/01/4201/01/4703/04/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/3017/07/3631/12/4131/12/4602/04/4731/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

L46 40'00% 40'00%
D52 60'00% 60'00% 60'00% 60'00%
D53 20'00% 20'00% 20'00% 20'00% 20'00%
D56
D58

01/09/58 0'00% 0'00% 0'00% 120'00% 120'00% 80'00% 80'00% 20'00% 0'00%
D61 20'00% 20'00% 20'00% 10'00% 10'00% 10'00%

01/10/61 0'00% 0'00% 0'00% 164'00% 164'00% 116'00% 98'00% 32'00% 10'00%
L64 1'50 1'30 1'30 1'20 1'20 1'20

01/07/64 0'00% 0'00% 0'00% 296'00% 243'20% 180'80% 137'60% 58'40% 32'00%

LOCAL EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
X ANTERIOR 18/07/36 _ ANTERIOR 01/01/42
_ POSTERIOR 17/07/36 X POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/06/64 = 5'842
DES DE 01/01/3118/07/3601/01/4201/01/4703/04/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/3017/07/3631/12/4131/12/4602/04/4731/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

L46
D52
D53
D56 40'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00%
D58 40'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00% 30'00%

01/09/58 0'00% 0'00% 80'00% 60'00% 60'00% 60'00% 60'00% 60'00% 60'00%
D61 25'00% 20'00% 20'00% 20'00% 10'00% 10'00% 10'00%

01/10/61 0'00% 0'00% 125'00% 92'00% 92'00% 92'00% 76'00% 76'00% 76'00%
L64 2'00 1'50 1'30 1'30 1'20 1'20 1'20

01/07/64 0'00% 0'00% 350'00% 188'00% 149'60% 149'60% 111'20% 111'20% 111'20%

LOCAL EDIFICACIÓ PRIMER ARRENDAMENT
_ ANTERIOR 18/07/36 _ ANTERIOR 01/01/42
X POSTERIOR 17/07/36 X POSTERIOR 31/12/41
IPC 01/06/64 = 5'842
DES DE 01/01/3118/07/3601/01/4201/01/4703/04/4701/01/5201/01/5301/07/54
FINS A 31/12/3017/07/3631/12/4131/12/4602/04/4731/12/5131/12/5230/06/5411/05/56

L46
D52
D53
D56
D58

01/09/58 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00% 0'00%
D61 30'00% 30'00% 25'00% 20'00% 20'00% 20'00% 10'00% 10'00% 10'00%

01/10/61 30'00% 30'00% 25'00% 20'00% 20'00% 20'00% 10'00% 10'00% 10'00%
L64 3'00 3'00 2'00 1'50 1'30 1'30 1'20 1'20 1'20

01/07/64 290'00% 290'00% 150'00% 80'00% 56'00% 56'00% 32'00% 32'00% 32'00%

Decreto de 17 de mayo de 1952 por el que se pone en vigor el apartado a) del artículo 118, se revisan los porcentajes del apartado b) del mismo artículo y los de los artículos 137 y 138 de la Ley de Arrendamientos Urbanos. (BOE 157 de 5/6/1952)

Como primer paso hacia un próximo y más amplio planteamiento del problema, el Gobierno considera llegado el momento de hacer uso ponderado de las autorizaciones que, incondicionadamente o previos informes consultivos, le concediera la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos, de treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis, y la de veintiuno de abril de mil novecientos cuarenta y nueve, en orden a la aplicación de los porcentajes previstos de aumentos de rentas y a una mayor colaboración de los inquilinos en los gastos de conservación de las fincas que habitan, pues resulta evidente que las exigencias incoercibles de la realidad económica, debidamente cohonestadas con las de índole social, mueven a adoptar las medidas que hagan más llevador el intercambio de aquellas de las partes en las que se advierte una mayor desproporción, comparativamente con otras capitalizaciones, entre los rendimientos de su patrimonio inmobiliario urbano y el ritmo seguido en los índices de precios, que si no lucen en los ingresos de aquél, sí gravitan sobre los gastos de conservación y reparación de las fincas urbanas, la falta de cuyo adecuado entretenimiento es preciso subsanar por el daĄo que causa a este sector de la riqueza nacional.

Es de significar que, conforme a los términos limitativos de las autorizaciones legales de que el Gobierno hace uso, la aplicación de los porcentajes de aumento en rentas y contribución del inquilino a los gastos de conservación del inmueble queda circunscrita a los arrendamientos de viviendas y locales de negocio construidos o habitados por primera vez antes del dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis, y que, aun sólo a ellos referida, se dispone de modo prudencial de los coeficientes permitidos, que legalmente podrían llegar hasta el triple de los seĄalados en artículo ciento dieciocho de la Ley de treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis, por lo que a renta se refiere, y a topes superiores, según los artículos ciento treinta y siete y ciento treinta y ocho de la misma Ley, por lo que afecta a la cooperación de los arrendatarios en las obras de conservación. Discrimínase, además, entre rentas de viviendas y locales de negocio, pues en tanto que la revisión de los porcentajes de aumento de las primeras podría perturbar el equilibrio de economías modestas, carentes de capacidad para aguantas de una vez aumentos de cierta cuantía, por lo que el Gobierno entiende que, por ahora, y sin perjuicio de lo que más adelante decida, debe limitarse a poner en vigor los porcentajes del apartado a) del artículo ciento dieciocho de la Ley de Arrendamientos Urbanos, sin disponer de su facultad de revisarlos e incrementarlos; en cambio, los razonamientos antes expuestos operan con virtualidad plena ciando se trata de rentas de locales de negocio, ya que los capitales invertidos en atenciones industriales y comerciales se han beneficiado, en cuanto a sus rendimientos, de los factores que integran la elevación del coste de la vida, en proporción muy superior a la en que han contribuido al aumento de alquiler, y, por ende, conducen a la conclusión de revisar el porcentaje de aumento en cuantía más elevada, que se cifra en el sesenta por ciento de aplicación fraccionada en sucesivos períodos de tiempo, sin que ello deba repercutir lógicamente en el actual régimen de precios.

Por último, y como la práctica advierte la necesidad de garantizar la prohibición circunstancial de alterar el destino natural que debe darse a las viviendas, conforme preceptúa la disposición transitoria veintidós de la Ley de treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis, se establecen las medidas conducentes a su mejor efectividad.

En su virtud, de conformidad en lo sustancial con el dictamen del Consejo de Estado, cuyo Alto Centro consultivo ha sido oído respecto a la procedencia de aplicar, o en su caso, revisar, los porcentajes de aumento de los apartados a) y b) del artículo ciento dieciocho de la Ley de Arrendamientos Urbanos; a propuesta del Ministro de Justicia y previa deliberación del Consejo de Ministros,

DISPONGO:

Artículo primero.- Se levanta la suspensión de los aumentos de renta determinados para las viviendas en el apartado a) del artículo ciento dieciocho del texto articulado de la Ley de Arrendamientos Urbanos, de treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis, cuya suspensión fue dispuesta por el párrafo segundo de su disposición transitoria once, y se autoriza la aplicación de los mismos, a partir de primero de enero de mil novecientos cincuenta y tres, en todo el territorio nacional y plazas de Soberanía.
Artículo segundo.- Queda autorizado un nuevo aumento del sesenta por ciento de la renta de los locales de negocio comprendidos en el apartado b) del artículo ciento dieciocho de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos, en uso de la facultad que al Gobierno confiere el párrafo segundo de la disposición transitoria once de aquélla; este aumento será aplicable en todo el territorio nacional y plazas de Soberanía, por semestres sucesivos, a razón de un quince por ciento, a partir de primero de enero de mil novecientos cincuenta y tres, hasta alcanzar la máxima cifra indicada.
Artículo tercero.- Los porcentajes de participación de los inquilinos y arrendatarios en la satisfacción del precio de las obras determinadas en los artículos ciento treinta y siete y ciento treinta y ocho de la Ley de Arrendamientos Urbanos, serán los siguientes, de conformidad con la autorización concedida en la norma segunda del artículo adicional de la Ley de veintiuno de abril de mil novecientos cuarenta y nueve:
Artículo cuarto.- Los Ayuntamientos, en evitación de que los locales destinados anteriormente a vivienda puedan ser dedicados a oficinas, almacenes o locales de negocio, de acuerdo con lo que previene la disposición transitoria veintidós de la Ley de Arrendamientos Urbanos, se abstendrán de otorgar licencias de obras para instalación de nuevos establecimientos mercantiles e industriales en edificios ya construidos, así como toda clase de permisos y autorizaciones encaminados a la apertura de los mismos, sin que se acredite previamente y con certificado expedido por la Fiscalía de la Vivienda correspondiente, que no se produce la transformación prohibida por la referida disposición transitoria. El mismo documento exigirán las Delegaciones de Hacienda antes de autorizar la correspondiente alta en la Contribución.
Artículo quinto.- Se autoriza al Ministro de Justicia para dictar las disposiciones complementarias que estime precisas para el mejor cumplimiento de este Decreto y se derogan cuantas se opongan a lo en él establecido.
Así lo dispongo por el presente Decreto, dado en Madrid a diecisiete de mayo de mil novecientos cincuenta y dos.

FRANCISCO FRANCO
El Ministro de Justicia,
ANTONIO ITURMENDI BAąALES

DECRETO de 6 de marzo de 1953 por el que se autoriza la imposición de los máximos porcentajes de aumento establecidos en el artículo ciento dieciocho de la Ley de Arrendamientos Urbanos, en relación con su disposición transitoria undécima, a determinadas situaciones arrendaticias. (BOE 72 de 13/3/1953)

Para lograr una más equitativa coordinación de todos los intereses en juego en las relaciones arrendaticias urbanas, el Gobierno, haciendo uso de las facultades que le confiriera la Ley de Arrendamientos Urbanos de treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis, autorizó, con carácter general, unas reducidas elevaciones en las rentas de las viviendas y locales de negocio construidos o habitados por primera vez antes del dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis.

A este fin respondió el Decreto de diecisiete de mayo del pasado aĄo que, sin embargo, no discriminó, por su misma nota de generalidad, entre inquilinos y arrendatarios que de modo exclusivo usan por sí mismos de las viviendas y locales arrendados, y aquellos otros que a través del subarriendo y otras figuras jurídicas, permitidas o toleradas por la Ley, se hacen menos merecedores de la protección social que representa la tasa de alquileres y rentas, en cuanto la utilizan generalmente para obtener lucro con bienes jurídicos de propiedad ajena. Tampoco contempló especialmente dicho Decreto el supuesto de cesión de viviendas por el inquilino en favor de sus parientes, dentro del segundo grado, que vivan con él habitualmente, y el del otorgamiento de un nuevo contrato de arriendo, desalojada que fuere previamente la vivienda o local de negocio por el anterior inquilino o arrendatario, en cuyos casos también concurren circunstancias que mueven a compensar en mayor grado la retribución debida a la propiedad.

Por ello, y para mejor servir aquel propósito de equidad que debe inspirar siempre el Derecho, y conocido el parecer del Consejo de Estado -emitido a propósito del Decreto citado de diecisiete de mayo último-, parece justo utilizar al máximo la autorización contenida en la Disposición transitoria undécima de la Ley de treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis, recargando con el triplo de los porcentajes de su artículo ciento dieciocho la renta que, conforme al mismo, corresponda satisfacer en tales situaciones jurídicas por el arrendamiento de las viviendas y locales de negocio.

De otro lado, el Gobierno, en uso de la autorización que también otorga la Disposición transitoria novena de la Ley de Arrendamientos Urbanos, estima que debe dejar para el futuro sin efecto la extensión del beneficio establecido en sus artículos setenta y uno y setenta y dos, en favor de los parientes dentro del tercer grado por consanguinidad del familiar del inquilino fallecido que hubiere continuado el contrato.

En su virtud, a propuesta del Ministro de Justicia y previa deliberación del Consejo de Ministros,

DISPONGO:

Artículo primero.- La renta de las viviendas construidas o habitadas por primera vez antes del dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis, en tanto estuvieren total o parcialmente subarrendadas, o se dieren en ellas algunas de las situaciones jurídicas de hospedaje, convivencia de extraĄos o cesión a parientes del inquilino dentro del segundo grado, previstas en los artículos veintiséis, veintisiete y treinta y cuatro de la Ley de Arrendamientos Urbanos, podrá ser incrementada en todo el territorio nacional y plazas de soberanía, independientemente y además del aumento autorizado por el artículo primero del Decreto de diecisiete de mayo de mil novecientos cincuenta y dos, en la cuantía que representan los siguientes porcentajes:
Esta elevación podrá ser exigible a partir del uno de abril de este aĄo.
Artículo segundo.- Independientemente de los aumentos autorizados en la renta de los locales de negocio construidos o habitados por primera vez antes del dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis, al ponerse en vigor la Ley de Arrendamientos Urbanos de treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis, en virtud del apartado b) de su artículo ciento dieciocho, y por el artículo segundo del Decreto de diecisiete de mayo de mil novecientos cincuenta y dos, dicha renta o merced podrá ser elevada en un veinte por ciento más, en todo el territorio nacional y plazas de soberanía, si el local se hallare total o parcialmente subarrendado.

Este nuevo aumento del veinte por ciento podrá ser exigible en uno de abril y uno de julio del aĄo en curso, a razón de un diez por ciento de cada una de dichas fechas.
Artículo tercero.- A los efectos de los recargos autorizados en los dos artículos anteriores, se considerará renta base de las viviendas y locales de negocio, construidos o habitados por primera vez antes del dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis, la seĄalada como tal en el párrafo primero del artículo ciento dieciocho, y en su caso, en el artículo ciento diecinueve, ambos de la Ley de Arrendamientos Urbanos.
Artículo cuarto.- Cuando conforme al párrafo tercero del artículo ciento veinte de la Ley de Arrendamientos Urbanos, por extinción del arrendamiento fueren desalojados de las viviendas o locales de negocio construidos o habitados por primera vez antes del dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis y se otorgare nuevo contrato de arrendamiento, en éste podrá  asignarse como renta la vigente en diecisiete de julio de mil novecientos treinta y seis, incrementada, en su caso, con el triplo de los porcentajes del artículo ciento dieciocho, más una cantidad equivalente al veinte por ciento del total.
Artículo quinto.- El beneficio establecido en los artículos setenta y uno y setenta y dos de la Ley de Arrendamientos Urbanos no será aplicable, en lo sucesivo, a los parientes dentro del tercer grado por consanguinidad, del familiar del inquilino fallecido que hubiere continuado el contrato, sin perjuicio del derecho adquirido por el actual ocupante, al amparo de la Disposición transitoria novena.
Artículo sexto.- Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en el presente Decreto, y autorizado el Ministro de Justicia para dictar las que sean necesarias para su mejor ejecución y cumplimiento.
Así lo dispongo por el presente Decreto, dado en Madrid a seis de marzo de mil novecientos cincuenta y tres.

FRANCISCO FRANCO
El Ministro de Justicia,
ANTONIO ITURMENDI BAąALES

DECRETO de 9 de abril de 1954 por el que se revisan los porcentajes a que se refiere el artículo 118 de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos. (BOE 126 de 6/5/1954)

Con el propósito de lograr una mejor coordinación del interés público y de los intereses privados implicados en las relaciones que ampara el vigente ordenamiento de los arrendamientos urbanos, parece justo hacer ya un uso orgánico y completo de la autorización de mejora de rentas concedida al Gobierno por la disposición transitoria undécima, en relación con el artículo ciento dieciocho, ambos de la Ley de treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis, utilizada sólo parcialmente en el Decreto de diecisiete de mayo de mil novecientos cincuenta y dos, con ocasión del cual fue conocido el parecer del Consejo de Estado sobre este interesante extremo.

De tal modo, además de lograr un ponderado incremento en la rentabilidad urbana, se provee en parte a la indispensable conservación de este considerable sector de la riqueza nacional.

Congruentemente, quedan excluidas de esta mejora las mercedes ya afectadas por la elevación acordada en el Decreto de seis de marzo de mil novecientos cincuenta y tres, en cuanto agotó la autorización expresada respecto a determinadas situaciones jurídicas del arrendamiento de viviendas y locales de negocio.

En su virtud, a propuesta del Ministro de Justicia y previa deliberación del Consejo de Ministros,

DISPONGO:

Artículo primero.- La renta de las viviendas construidas o habitadas por primera vez antes del dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis podrá ser incrementada por el arrendador, en todo el territorio nacional y plazas de soberanía, con los siguientes nuevos porcentajes:
Esta elevación podrá ser exigida a partir del primero de julio del aĄo en curso.
Artículo segundo.- Asimismo, la renta de los locales de negocio construidos u ocupados por primera vez antes del dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis, podrá ser elevada por el arrendador en un veinte por ciento más, en todo el territorio nacional y plazas de soberanía, a partir del primero de octubre del corriente aĄo.
Artículo tercero.- Quedan excluidas de los aumentos previstos en los dos artículos anteriores las rentas de las viviendas y locales de negocio que fueron elevadas por el Decreto de seis de marzo de mil novecientos cincuenta y tres.
Artículo cuarto.- A efectos de los recargos autorizados en el presente Decreto, se considerará renta base de las viviendas y locales aludidos la seĄalada como tal en el párrafo primero del artículo ciento dieciocho y, en su caso, en el artículo ciento diecinueve, ambos de la Ley de Arrendamientos Urbanos.
Artículo quinto.- Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a los preceptos contenidos en este Decreto, y autorizado el Ministro de Justicia para dictar las que estime precisas para su debida ejecución y cumplimiento.
Así lo dispongo por el presente Decreto, dado en Madrid a nueve de abril de mil novecientos cincuenta y cuatro.

FRANCISCO FRANCO
El Ministro de Justicia,
ANTONIO ITURMENDI BAąALES

DECRETO de 30 de noviembre de 1956 por el que se utiliza la autorización concedida al Gobierno por la Disposición adicional sexta de la Ley de Arrendamientos Urbanos. (BOE 348 de 13/12/1956)

Para coordinar ponderadamente la política social de protección al arrendatario con la económica de defensa del patrimonio inmueble destinado a la habitación, el Gobierno sugirió a las Cortes, y éstas aprobaron, la que figura con el número sexto de las Disposiciones adicionales de la Ley de Arrendamientos Urbanos, texto articulado de trece de abril de mil novecientos cincuenta y seis, en que se contiene la autorización otorgada al primero para actualizar, de acuerdo con los módulos que seĄala, las rentas de las fincas arrendadas por primera vez antes de primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos, previo informe de la Delegación Nacional de Sindicatos y con audiencia del Consejo de Estado.

Cumplidos ambos trámites y obtenido informe favorable de los citados Alto Cuerpo consultivo y Organización Sindical, procede hacer uso de aquella autorización acordando los aumentos procedentes, que son independientes y además de los establecidos en los Decretos de diecisiete de mayo de mil novecientos cincuenta y dos, seis de marzo de mil novecientos cincuenta y tres y nueve de abril de mil novecientos cincuenta y cuatro.

En consecuencia, a propuesta del Ministro de Justicia y previa deliberación del Consejo de Ministros,

DISPONGO:

Artículo primero.- Las rentas de las viviendas y locales de negocio a que se refiere el artículo noventa y cinco de la Ley de Arrendamientos Urbanos, texto articulado aprobado por Decreto de primero de abril de mil novecientos cincuenta y seis, arrendados por primera vez antes de primero de enero de mil novecientos cuarenta dos podrán ser elevadas, en todo el territorio nacional y plazas de soberanía en la cuantía y modos siguientes:
  1. Viviendas:
    1. Contratos celebrados hasta el día treinta y uno de diciembre de mil novecientos treinta, inclusive: treinta por ciento.
    2. Contratos celebrados entre primero de enero de mil novecientos treinta y uno y diecisiete de julio de mil novecientos treinta y seis, ambos inclusive: veinticinco por ciento.
    3. Contratos celebrados entre dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis y treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y uno, ambos inclusive: veinte por ciento.
    4. Contratos celebrados desde primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos, inclusive: quince por ciento.
  2. Locales de negocio:
    1. Contratos celebrados hasta treinta y uno de diciembre de mil novecientos treinta, inclusive: sesenta por ciento.
    2. Contratos celebrados entre primero de enero de mil novecientos treinta y uno y diecisiete de julio de mil novecientos treinta y seis, ambos inclusive: cincuenta por ciento.
    3. Contratos celebrados entre dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis y treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y uno, ambos inclusive: cuarenta por ciento.
    4. Contratos celebrados a partir de primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos, inclusive: treinta por ciento.

La renta base para aplicar sobre ella los mencionados porcentajes será la que, conforme al contrato y, en su caso, al fallo de revisión, correspondiere pagar en primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos.

En los contratos de arrendamiento de viviendas amuebladas deberá entenderse por renta, a efecto de los porcentajes establecidos, la renta total compuesta por los dos conceptos de arrendamiento de vivienda, cuya base, se estimará conforme al párrafo anterior, y de los muebles.
Artículo segundo.- Las elevaciones autorizadas en el artículo anterior sólo podrán hacerse efectivas en la forma que a continuación se establece: A) Viviendas: Por semestres sucesivos, a partir de primero de enero de mil novecientos cincuenta y siete y a razón de una tercera parte en cada uno, hasta alcanzar la totalidad del aumento. B) Locales de negocio: Por semestres sucesivos, a partir de primero de enero de mil novecientos cincuenta y siete, y a razón de la mitad del aumento en cada uno.
Artículo tercero.- Cuando en virtud de lo dispuesto en el número tercero del artículo noventa y ocho de la Ley, y cuando por consentimiento del inquilino o arrendatario la renta que éste satisfaga sea igual o superior a la renta base incrementada con las elevaciones autorizadas, no podrá hacerse efectiva la permitida por la presente disposición.

Si esta elevación constituyese cantidad menor, podrá aumentarse la renta por la diferencia.
Artículo cuarto.- Queda autorizado el Ministerio de Justicia para dictar las disposiciones necesarias a la ejecución del presente Decreto.
Dado en Madrid a treinta de noviembre de mil novec1entos cincuenta y seis.

FRANCISCO FRANCO
El Ministro de Justicia,
ANTONIO ITURMENDI BAąALES

DECRETO de 22 de julio de 1958 por el que se aplica la disposición sexta de la Ley de Arrendamientos Urbanos. (BOE 187 de 6/8/1958)

La disposición adicional sexta de la Ley de Arrendamientos Urbanos, texto articulado, aprobado por Decreto del trece de abril de mil novecientos cincuenta y seis, autoriza al Gobierno para, dentro de los cinco aĄos siguientes a su entrada en vigor, elevar discrecionalmente y con extens1ón general o parcial la renta de las viviendas o locales de negocio a que se refiere e1 artículo noventa y cinco, arrendados por primera vez antes de primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos, previo informe de la Delegación Nacional de Sindicatos, y con audiencia del Consejo de Estado.

Cumplidos ambos trámites, de conformidad con lo dictaminado por el Alto Cuerpo Consultivo, oída la Organización Sindical, para coordinar ponderadamente la política social de protección al arrendatario, con la económica de conservación de los inmuebles urbanos.

A propuesta del Ministro de Justicia y previa deliberación del Consejo de Ministros,

DISPONGO:

Artículo primero.- Las rentas de 1as viviendas y loca1es de negocio a que se refiere el artículo noventa y cinco de la Ley de Arrendamientos Urbanos, articulado aprobado por Decreto de trece de abril de mil novecientos cincuenta y seis, arrendados por primera vez antes de primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos, podrán ser elevadas en todo el territorio nacional y plazas de soberanía en la cuantía y modos siguientes:
  1. Viviendas:
    1. Contratos celebrados hasta el treinta y uno de diciembre de mil novecientos treinta 1nclusive: veinte por ciento.
    2. Contratos celebrados entre primero de enero de mil novecientos treinta y uno y diecisiete de julio de mil novecientos treinta y seis, ambos inclusive: quince por ciento.
    3. Contratos celebrados entre dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis y treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y uno, ambos inclusive: diez por ciento.
    4. Contratos celebrados desde primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos, inclusive: cinco por ciento.
  2. Locales de negocio:
    1. Contratos celebrados hasta el tre1nta y uno de diciembre de mil novecientos treinta, inclusive: sesenta por ciento.
    2. Contratos celebrados entre primero de enero de mil novecientos treinta y uno y diecisiete de julio de mil novecientos treinta y seis, ambos inclusive: cincuenta por ciento.
    3. Contratos celebrados entre dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis y treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y uno, ambos inclusive: cuarenta por ciento.
    4. Contratos celebrados a partir de primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos, inclusive: treinta por ciento.

La renta base para aplicar sobre ella los mencionados porcentajes será la que, conforme al contrato y, en su caso, al fallo de revisión, correspondiere pagar en primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos.

En los contratos de arrendamientos de viviendas amuebladas, deberá entenderse por renta, a efectos de los porcentajes establecidos, la renta total compuesta por los dos conceptos de arrendamiento de viviendas, cuya base se estimará conforme al párrafo anterior, y de los muebles.
Artículo segundo.- Las elevaciones autorizadas en el artículo anterior, sólo podrán hacerse efectivas en la forma que a continuación se establece:
  1. Viviendas:
    1. Contratos celebrados hasta treinta y uno de diciembre de mil novecientos treinta, inclusive: Por trimestres sucesivos, a partir de primero de septiembre de mil novecientos cincuenta y ocho, y a razón de un siete por ciento en cada uno de los dos primeros y un seis en el último.
    2. Contratos celebrados entre primero de enero de mil novecientos treinta y uno y diecisiete de julio de mil novecientos treinta y seis, ambos inclusive: Por trimestres sucesivos, a partir de primero de septiembre de mil novecientos cincuenta y ocho, y a razón de un cinco por ciento en cada uno.
    3. Contratos celebrados entre el dieciocho de ju1io de mil novecientos treinta y seis y treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y uno, ambos inclusive: Por trimestres sucesivos, a partir de primero de septiembre de mil novecientos cincuenta y ocho, y a razón de un cuatro por ciento en el primero y un tres en cada uno de los dos siguientes.
    4. Contratos celebrados desde primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos, inclusive: Por trimestres sucesivos, a partir de primero de septiembre de mil novecientos cincuenta y ocho, y a razón de un dos por ciento en cada uno de los dos primeros y un uno en el último.
  2. Locales de negocio.
    • Por semestres sucesivos, a partir de primero de septiembre de mil novecientos cincuenta y ocho, y a razón de la mitad del aumento en cada uno de ellos.
Artículo tercero.- Cuando en virtud de lo dispuesto en el numero tercero del artículo noventa y ocho de la Ley, y cuando por consentimiento del inquilino o arrendatario la renta que éste satisfaga será igual o superior a la renta base incrementada con las elevaciones autorizadas, no podrá hacerse efectiva la permitida por la presente disposición.

Si esta elevación constituyese cantidad menor, podrá aumentarse la renta por la diferencia.
Artículo cuarto.- Queda autorizado el Ministerio de Justicia para dictar las disposiciones necesarias para la ejecución del presente Decreto.
Dado en Madrid a veintidós de julio de mil novecientos cincuenta y ocho.

FRANCISCO FRANCO
El Ministro de Justicia.
ANTONIO ITURMENDI BAąALES

DECRETO 1618/1961, de 6 de septiembre, por el que, en aplicación de lo dispuesto en el artículo ciento de la Ley de Arrendamientos Urbanos, se provee a la revisión de las rentas de las viviendas y locales de negocio que lleven cinco aĄos de prórroga legal. (BOE 220 de 14/9/1961)

El artículo ciento de la Ley de Arrendamientos Urbanos, de veintidós de diciembre de mil novecientos cincuenta y cinco, texto articulado aprobado por el Decreto de trece de abril de mil novecientos cincuenta y seis, dispone en su párrafo primero la revisión quinquenal de las rentas de las viviendas y locales de negocio que se encuentren en período de prórroga legal; y en su párrafo cuarto puntualiza que cuando sean de los comprendidos en el artículo noventa y cinco del mismo texto legal, es decir, de arrendamientos subsistentes en la fecha en que comenzó a regir la Ley, el plazo de cinco aĄos se computará desde dicha fecha.

Con este propósito, iniciados ya los vencimientos de los períodos quinquenales de prórroga previstos, el Gobierno, en cumplimiento del mandato legal que implica la norma del artículo ciento de la Ley expresada, provee por medio de este Decreto a establecer los porcentajes de incremento, conjugando a este fin los factores o módulos determinados por la propia norma sobre la renta base de los contratos que lleven cinco aĄos o más de prórroga legal el día treinta y uno de julio último, ya que para los que cumplan los quinquenios de prórroga legal en fechas posteriores el Gobierno irá determinando sucesivamente los porcentajes que resulten de los datos y factores determinantes de los períodos quinquenales que vayan venciendo.

De este modo, de acuerdo con los informes preceptivamente emitidos por la Delegación Nacional de Sindicatos y el Consejo de Estado, los incrementos seĄalados para los locales de negocio oscilan entre el diez y el treinta por ciento, y respecto a las viviendas, del cinco al veinte por ciento, según las fechas de los respectivos contratos. Y se previene también, cumpliendo lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo referido, que de estos incrementos será deducible el representado por el importe de la elevación de la renta en el caso de revisión fiscal de ésta por inspección practicada de oficio.

Se provee en el Decreto asimismo a la exigibilidad fraccionada inicial de los incrementos que en él se establecen, al concepto de renta base sobre la que éstos han de aplicarse. que ha de ser la legal; a las personas obligadas a su pago y, finalmente, a la no aplicación de los incrementos expresados cuando en relación con los supuestos de los artículos seis y noventa y siete de la Ley de Arrendamientos Urbanos, las partes hayan convenido un sistema especial de revisión de rentas o el arrendador haya renunciado a su percepción.

En su virtud, de conformidad con el dictamen emitido por el Consejo de Estado a propuesta del Ministro de Justicia y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día once de agosto de mil novecientos sesenta y uno.

DISPONGO:

Artículo primero.- Las rentas de las viviendas y locales de negocios a que se refiere el artículo ciento de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos que el día treinta y uno de julio de este aĄo lleven cinco aĄos o más de prórroga legal podrán ser elevados en la cuantía y modo siguiente:
  1. Viviendas.
    1. Contratos celebrados hasta el 17 de julio de 1936 inclusive 20 por 100
    2. Contratos celebrados entre el 18 de julio de 1936 y el 31 de diciembre de 1941, ambos inclusive 15 por 100
    3. Contratos celebrados entre el día 1 de enero de 1942 y el 31 de diciembre de 1951, ambos inclusive 10 por 100
    4. Contratos celebrados a partir de 1 de enero de 1952 inclusive 5 por 100
  2. Locales de negocio.
    1. Contratos celebrados hasta el 17 de julio de 1936 inclusive 30 por 100
    2. Contratos celebrados entre el 18 de julio de 1936 y el 31 de diciembre de 1941, ambos inclusive 25 por 100
    3. Contratos celebrados entre el día 1 de enero de 1942 y el 31 de diciembre de 1951, ambos inclusive 20 por 100
    4. Contratos celebrados a partir de 1 de enero de 1952 inclusive 10 por 100

Será deducible de estos porcentajes el representado por el importe de la elevación de la renta en el caso de revisión fiscal de ésta por inspección practicada de oficio.
Artículo segundo.- La base sobre la que han de aplicarse los porcentajes establecidos en el artículo anterior estará constituida por la renta legal.

En los contratos de arrendamiento de viviendas amuebladas deberá entenderse por renta base a efectos de los porcentajes establecidos la suma resultante de los dos conceptos de arrendamiento de vivienda, estimado de acuerdo con el párrafo anterior, y de los muebles.
Artículo tercero.- Las elevaciones autorizadas en el artículo primero comenzarán a devengarse a partir del primero de octubre próximo, a razón de una mitad durante el primer semestre, y de la totalidad en los sucesivos si se tratare de arrendamiento de locales de negocio, y de una tercera durante el primer semestre, dos terceras partes el segundo y la totalidad a contar de la fecha inicial del tercer semestre, si afectar a los arrendamientos de vivienda.
Artículo cuarto.- La facultad que al arrendador se le confiere en este Decreto para exigir las elevaciones en él autorizadas habrá de hacerse efectiva del inquilino o arrendatario contratantes, o de quien habiéndose subrogado legalmente figurase con tal carácter como titular de la vivienda o del local de negocio al cumplirse el plazo quinquenal de prórroga legal previsto en el artículo primero.
Artículo quinto.- No habrá lugar a la aplicación de los aumentos previstos en este Decreto cuando en virtud de estipulaciones establecidas válidamente, conforme a los supuestos previstos en los párrafos segundo y tercero del artículo seis y en el artículo noventa y siete de la Ley de Arrendamientos Urbanos, se haya pactado de modo expreso y distinto al de dicha Ley el sistema o cuantía de las elevaciones o cuando el arrendador haya renunciado expresamente a ellas.
Artículo sexto.- Se autoriza al Ministerio de Justicia para dictar las disposiciones complementarias que precise la ejecución del presente Decreto.
Así lo dispongo por el presente Decreto, dado en La CoruĄa a seis de septiembre de mil novecientos sesenta y uno.

FRANCISCO FRANCO
El Ministro de Justicia.
ANTONIO ITURMENDI BAąALES

Amb el meu agraiment al difunt Sr Lluís Pahissa, antic secretari de fiances de la Cambra de la Propietat Urbana de Barcelona, per facilitar-me la feina, els cůlculs i la documentació.